Días 60-62 Murphy Contrataca

Pero nos defendimos con garra y pundonor!

El domingo nos tocó un lindo atardecer en Todos Santos desde un barcito muy cerca de nuestro camping en la playa de La Pastorcita.

Luego nos tomamos unos mezcales (de la botella que venía desde Oaxaca) con nuestro Amigo Mike el pescador y su novia Jamie.

Nos fuimos a dormir temprano, pues el lunes sería duro. Entre el arrullo de las olas, el mezcal, y el mariguanol para recuperarnos se los embates de la naturaleza, dormimos como bebés.

Nos levantamos el lunes y preparamos la salida sin contratiempos, hasta que llegó un invitado inesperado.

Cómo no conocíamos el protocolo para ahuyentar a un pelícano, esperamos a que se aburriera y se fuera.

Regresamos a La Paz por la misma carretera por la que vinimos a Todos Santos. Rodrigo al volante y Cris vigilando el toldo amarrado en el techo.

Menos mal la vigilante estuvo atenta. Se desamarró, pero Cris se dio cuenta a tiempo para volverlo a amarrar.

La Paz es conocida por sus bellos atardeceres sobre el Mar de Cortés, y sus hábiles mecánicos. De los primero no podemos dar fe, pues nos la pasamos en lo segundo.

Llegamos donde Roberto, quien inspeccionó la bomba de agua, y le dio la bendición al arreglo.

Roberto también nos recomendó ir a donde “El Chicote”, un experto en arreglar de todo, un mago de la soldadura y de la mecanización de piezas. El Chicote es una versión simpática y bonachona de Jabba the Hut. Con 200 kgs., dirige su taller con gran maestría desde su silla se ruedas. Asignó a Pedro al proyecto.

Pedro desmanteló el toldo usando soldadura para desatornillar los tornillos que Mike y Rodrigo no habían podido soltar. Encontró la pieza rota

Y planeó como reemplazarla por una pieza que haría en metal. Así que nos fuimos a dormir (luego de amarrar el toldo) con la convicción de que al día siguiente todo se arreglaría.

Y sí, Pedro construyó la pieza con éxito

… Pero eso era apenas el inicio. Todos trabajamos en reconstruir el toldo.

Hasta Don Ramón llegó a ayudar!

Finalmente el toldo no quedó operativo, pero sí seguro para continuar el viaje. Menos mal tenemos la sombrilla 🙄😅

Luego de una segunda noche en La Paz, salimos para Cayo Pulmo por una carretera que recorre el lado sur-oriental de la península. Un paisaje muy diferente al de la otra carretera. Menos árido, y con unos amplios cauces de rio, secos en esta época del año.

Y hasta vimos un correcaminos como el de esta foto (de internet, pues no alcanzamos a fotografiarlo, ¡si corren los condenados!)

Cayo Pulmo es un parque nacional, en el que se encuentra el único arrecife de coral de Baja California. Era uno de los lugares favoritos de Jacques Cousteau. Así que llegamos directo al centro de buceo, y reservamos salida para mañana. A juzgar por los wetsuits que nos probaron, el agua va a estar bien fría!

Luego encontramos una buena playa para acampar.

Ya les contaremos como va el buceo mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s