Adiós a Seattle

Seattle fue una gran sorpresa en este viaje. Y merece una despedida especial.

Fuimos a cenar a la barra del Bastille, en Ballard. Lindo lugar

Buenos cocteles (Cris se arriesgó a uno de cerveza y vodka), y gran compañía, con nuestro amigo Carlos

Y las delicias locales: ostras (que se acabaron antes de la foto) y Hallibut

Atardecer de regreso a Bellevue

Gran cierre de aventura. Sólo quedaba abordar.

Y claro, despedirnos del Monte Rainier, ícono de Seattle, que se vé desde todos lados, incluso el avión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s